Premios y homenajes

Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz

Responsive image

2001

Cristina Rivera Garza

(México, 1968)

Nadie me verá llorar es el título de la novela con la que la mexicana Cristina Rivera Garza resultó ganadora del Premio Sor Juana Inés de la Cruz 2001 a novela escrita por mujeres, que otorga la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. El premio consiste en una edición crítica que realizará la Universidad Católica de Salta, Argentina, y la traducción al inglés del libro, con la editorial Curbstone Press.

Rivera Garza nació en 1964, en Matamoros, México. Graduada de la UNAM en Sociología, estudió Historia Latinoamericana en la Universidad de Houston. Ha dedicado gran parte de su carrera a la academia; ha sido profesora en la UNAM, la Universidad de Houston, DePaw University y actualmente es profesora asociada de la San Diego State University.

Como narradora ha publicado el libro de relatos La guerra no importa, que obtuvo el Premio Nacional de Cuento en 1987. Su primera novela, Desconocer, fue finalista del Premio Juan Rulfo que otorga Radio France Internacional, en 1994, año en que también fue becaria del programa Jóvenes Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, en la categoría de poesía, género en el que ha publicado el poemario La más mía, además de estar incluida en varias antologías.

Nadie me verá llorar fue publicada en 1997, por Tusquets Editores. Ese año ganó el Premio Nacional de Novela. Esta misma obra obtuvo, en 2000, el premio IMPAC-CONARTE-ITESM. El libro narra la historia de Joaquín Buitrago, ex fotógrafo de prostitutas, que mientras trabaja como retratista en el manicomio La Castañeda, cree identificar en una de las internas a una mujer que años antes conociera en el burdel La Modernidad. Obsesionado por confirmar la identidad de esa mujer, llamada Matilda, se apodera del expediente clínico de ella y se adentra en su vida. La investigación de Joaquín lo llevará a descubrir la forma en que la sociedad quebró la moral de Matilda, y a enfrentar la propia, hasta orillarlo a intentar formar un porvenir menos incierto al lado de la interna.

En Nadie me verá llorar, Rivera Garza se adentra en el tema del espíritu humano, y analiza los estragos que puede sufrir un individuo antes las taras sociales, la represión y la falta de libertad.