Subir
imagen FIL imagen FIL

Prensa

 

Guadalajara, Jalisco, a 02 de diciembre de 2023

Recuerdan obra y legado de Ignacio Solares

La Feria Internacional del Libro rindió un homenaje al escritor mexicano que falleció el pasado mes de agosto, y presentó su libro póstumo

 

Ignacio Solares era un visitante asiduo de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Por eso, el encuentro librero le rindió un homenaje póstumo en una actividad que sirvió, además, para el lanzamiento de su último libro, El novelista de lo invisible, escrito a cuatro manos con el también escritor y divulgador de la ciencia Pepe Gordon, quien estuvo presente en el homenaje.

La ceremonia estuvo encabezada por su esposa, Myrna Ortega, quien reveló que en su obra Ignacio “buscaba desentrañar las claves ocultas y los elementos oníricos parapsicológicos, inclusive mágicos, de los actores que sentía próximos a su propia literatura, y que fue construyendo por esa necesidad que tenía por saber qué hay, qué puede haber más allá de lo que vemos en este plano físico que nos absorbe día a día, pero no sería nada sin la metafísica, que busca encontrarle un sentido. Lo que no vemos, lo oculto, lo otro”.

Como una “literatura de atrevimientos”, así fue como calificó Gordon a gran parte del espectro de la obra de su amigo, Solares. “Por eso es tan importante la obra de Ignacio Solares, porque se atreve a dar registros que en otros momentos de la literatura no se dan por temor de ser calificada de una creación que tiene tintes fantásticos y que no está conectada con nuestro mundo, con nuestra realidad”, subrayó el divulgador científico.

“Este libro le dio motivo para vivir. Aquí está su pensamiento, las razones que sustentan su literatura; es su testamento espiritual. Desde hace 45 años y hasta hoy, que ya goza de la viva paz de la clara luz de la que escribió y en la que creía, Ignacio Solares ha sido mi camino. Este libro, este testamento espiritual que tejió de la mano de su amigo, Pepe Gordon, es ahora mi brújula”, afirmó emocionada su viuda, agradeciendo al público su presencia en el evento.

El escritor Vicente Alfonso ahondó sobre el interés de Solares en la metafísica y su relación con sus procesos en la confección de sus libros, y recordó cuando lo conoció para una entrevista para la Revista de la Universidad, donde abrieron también el diálogo sobre las inquietudes de uno y otro en torno a la fe.

“Hay una serie de eventos, confabulaciones, como bien llama el maestro Gordon, para que el libro se haya terminado. La participación de Andrés Ramírez como editor jugó un papel fundamental”, mencionó Alfonso, nacido también en el norte de México, como Solares.

“Él no sólo estaba interesado en entrevistar y dialogar con figuras destacadas. Uno de sus libros más relevantes, Delirium tremens, es una crónica extensa a partir de desgarradores testimonios recolectados por el autor entre los integrantes de un grupo de Alcohólicos Anónimos. Los lectores de Solares sabemos también que no es por azar que, además de su afición al género de la entrevista, haya dedicado buena parte de sus esfuerzos a otras dos prácticas que entrañan el arte del diálogo: el psicoanálisis y el sacramento de la confesión”, profundizó Alfonso, al abordar el libro en sí.

“De verdad estamos viendo un mapa del mundo de Solares para tratar de penetrar estos territorios de lo invisible. Esto para mí es muy interesante porque, como todos ustedes saben, a mí me fascina la ciencia. Y la ciencia también trata de penetrar lo invisible. La ciencia está en la búsqueda de lo que está detrás de las apariencias. De lo que a veces no nos damos cuenta es que la literatura, la novela, es otra herramienta también para penetrar lo invisible, pero trabaja desde otro lugar. En vez de volcarse al exterior, en vez de ir hacia las estrellas y el asombro que nos traen las imágenes que nos muestran los grandes telescopios que hoy tenemos, el James Webb, y que nos asombra con las fotografías que tenemos de los agujeros negros, lo que Solares está tratando de ver es cómo se dan esos vacíos cósmicos, pero dentro de nuestro propio ser. Lo que Solares hace en la literatura es aplicar una especie de ‘cerebroscopio’, un tipo de aparato que trata de ver lo que está pensando uno, lo que está imaginando el otro”, concluyó Gordon al avanzar su participación en un momento cálido y emocional para recordar a una de las grandes pérdidas de la literatura mexicana en años recientes.

 

Para más información contacte a:

Mariño González, coordinadora general de Prensa y Difusión, al teléfono (+52) 33 3810 0331, ext. 950