Responsive image

Pocos proyectos me parecen tan justos, significativos e importantes como el llamado “Impacto Cero”, que gracias a Infinitum y a un grupo de personas entusiastas se puso en marcha en la edición 29 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en 2015.

El que la feria del libro en español más importante de Iberoamérica ponga el ejemplo de aminorar la huella ambiental que producen eventos de su magnitud, no es poca cosa. Tampoco lo es el hecho de que, gracias al proyecto, comienza a gestarse una visión responsable y consciente del rol que como individuos y como sociedad debemos asumir en el cuidado de nuestro ambiente. Así es como se hará posible encaminar acciones concretas para lograrlo, particularmente entre la población infantil que año con año visita la feria.

Es un primer gran paso de muchos que de seguro vendrán. El primer año se contribuyó de manera significativa a la reducción de esa huella ambiental, pero el logro principal reside en la conciencia que comienza a despertarse y que debe trabajarse con vehemencia, con ahínco y sin pausa.

Felicito ampliamente a quienes trabajan en este programa, y a todos los que se involucran en el trabajo cotidiano e ineludible de crear conciencia.

 


Marisol Schulz Manaut
Directora general
Feria Internacional del Libro de Guadalajara