Premios y homenajes

Homenaje La Catrina

Responsive image

2011

Bulmaru Castellanos, "Magú"

(México, 1944)

Nacido en San Miguel el Alto, Jalisco, en 1944, Bulmaro Castellanos Loza, mejor conocido como Magú, estudiaba leyes y trabajaba en un banco a mediados de los sesenta cuando el diario El Universal convocó a un concurso de historieta: “Yo desde el banco mandaba mis cartones políticos y tuve suerte. Me los publicaron durante un año, dos años, gané el concurso del caricaturista del año y comencé a trabajar con un contrato. Me empeñé en ser caricaturista, dejé la carrera de leyes y me fui a San Carlos a estudiar pintura y dibujo”.

Colaborador del diario La JornadaMagú recuerda: “Fracasé en San Carlos y eso me dio la oportunidad de formar mi estilo. En un año de actividad académica descubrí que no tengo talento, paciencia, habilidades para el dibujo realista. Entendí perfectamente que estoy limitado, incapacitado para ser un pintor o dibujante de tipo realista. Así que entendiendo eso dejé de sufrir en la búsqueda del perfeccionamiento y comprendí que mi única oportunidad era aprovechar mis limitaciones”. 

“A mi dibujo feo original le agregué mayor fealdad, y esa fealdad organizada es lo que la gente cree que es fruto de un estilo, de una elaboración intelectual, pero mi estilo es producto de mi dificultad en el dibujo y nada más”, comenta el dibujante jalisciense, quien agrega que su interés dentro de la caricatura es el humor. “Lo hago en la política por un sentimiento de responsabilidad, por trabajar en un periódico, y uno quiere decirle a la gente algunas netas”. 

Para Magú, el cartón funciona como catarsis para “una sociedad agraviada como la nuestra”. El humor, indica, “ha funcionado bien para una sociedad que no tiene forma de desquitarse de los poderosos. El humor político la redime, da la oportunidad del desquite, de asumir como suya la burla que el caricaturista le aplica al político. Eso les da a los ciudadanos una especie de descanso, regular o durante algunas horas al día, hasta el día siguiente, cuando otro político nos hace alguna fregadera y buscan un caricaturista cañón que lo exhiba y lo ridiculice”.