Premios y homenajes

Homenaje La Catrina

Responsive image

2006

Roberto Fontanarrosa

(Argentina, 1944-2007)

El humorista y narrador argentino nació en Rosario, en 1944, y falleció el 19 de julio de 2007, en su ciudad natal. Publicó tres novelas: Best Seller, El área 18 y La Gansada, además de los libros de cuentos: Los trenes matan a los autos, No sé si he sido claro, El mundo ha vivido equivocado, Nada del otro mundo, El mayor de mis defectos, Uno nunca sabe, La mesa de los galanes, Una lección de vida, Te digo más..., Puro fútbol, Ud. no me lo va a creer y El Rey de la Milonga. En materia de humor gráfico, a las series de sus personajes Inodoro Pereyra y Boogie el Aceitoso se suman: El fútbol es sagrado, Fontanarrosa de penal, Semblanzas deportivas, El sexo de Fontanarrosa, El segundo sexo de Fontanarrosa, Los clásicos según Fontanarrosa, Fontanarrosa y los médicos, Sperman, Fontanarrisa, ¿Quién es Fontanarrosa?, Fontanarrosa y la pareja, Fontanarrosa y la política, Fontanarrosa continuará, Fontanarrosa contra la cultura, Fontanarrosa es Mundial, Fontanarrosa y el fútbol, Fontanarrosa y la seguridad, y los dos tomos de colección de Todo Boogie y 20 años con Inodoro Pereyra.

Se han publicado treinta tomos con la historieta de Inodoro Pereyra —sátira al folclorismo barato y plagado de lugares comunes, vagamente inspirada en el Martín Fierro—, y doce de Boogie el Aceitoso —una caricatura del asesino profesional de las películas de Hollywood—. Las páginas de Boogie se publicaron también en la revista Proceso de México y en diarios de Colombia y de Uruguay, y han aparecido libros con recopilaciones del personaje en Brasil y en Italia.

Como periodista, escribió para el diario Clarín crónicas sobre los partidos de los campeonatos mundiales de futbol: las que publicó sobre el de 1994, en Estados Unidos, se recopilaron en su libro Fontanarrosa es Mundial; también las hizo para los de Francia (1998) y los de las eliminatorias de éste y el de Japón-Corea. La protagonista de estas columnas es su personaje la Hermana Rosa, "mentalista" que predice los resultados, por lo general se equivoca y justifica sus errores de forma muy divertida. Además, publicaba de manera regular artículos sobre los temas más diversos.

En junio de 2002, integró el Jurado al Concurso Internacional de Humor Gráfico, organizado por el diario Cumhuriyet de Estambul, Turquía; un premio considerado el "Óscar" del dibujo humorístico.

En 2005, intervino con un discurso memorable por lo divertido y antiacadémico, en defensa de las "malas palabras", durante la sesión de cierre del Congreso Internacional de la Lengua, organizado por la Real Academia de la Lengua Española y celebrado en su ciudad, Rosario.

En 2006, recibió del Senado de la nación argentina la distinción Domingo Faustino Sarmiento —nombre del presidente del siglo XIX que más trabajó por establecer y difundir la enseñanza pública en su país—, por sus méritos con relación a la educación. Asimismo, se le concedió el doctorado honoris causa de la Universidad Nacional de Córdoba, la más antigua de Argentina.

En octubre de 2006, en el acto de entrega del prestigioso Premio Clarín-Alfaguara de novela (cuyo jurado integraron Rosa Montero, José Saramago y Eduardo Belgrano Rawson), patrocinado por el diario de mayor circulación en Argentina, se le entregó el "Premio a la trayectoria" como escritor, que anteriormente le fuera asignado a Juan José Saer, Ricardo Piglia y Griselda Gambaro.