Premios y homenajes

Homenaje al Bibliotecario

Responsive image

2005

Celia Delgado Rodríguez

(México, 1926)

 

Celia Delgado Rodríguez de Orozco nació en la Ciudad de México, en 1926. Es profesora normalista por la Normal Nueva Galicia de Guadalajara, maestra en Lengua Extranjera por el Instituto Cultural México Americano de Jalisco, pedagoga por la Normal Superior de Jalisco y trabajadora social por la Universidad de Guadalajara.

Ha impartido diversos seminarios y talleres relacionados con la biblioteconomía, tanto en México como en el extranjero. Organizó los cursos de Automatización para bibliotecarios, el Manejo de obra de referencia e Inglés para bibliotecarios, con la Biblioteca Benjamín Franklin y la Asociación Mexicana de Bibliotecarios (AMBAC). Fue la primera directora de la Biblioteca Franklin, de 1949 a 1953, en primer término, y de 1969 a 1991, fecha en que se jubiló.

Ha sido catedrática de la Universidad de Guadalajara en el Centro Vocacional de Actividades Administrativas y Humanidades y en la Preparatoria Núm. 2. Actuó como conferencista invitada por la Universidad de San Diego California, Universidades de Iowa, Massachussets, Nebrasca, Illinois y Nueva York, lo mismo que para el Club Rotario, Asociación Tapatía de Orquidiología, Sociedad Jaliscience de Cactología, Red Estatal de Bibliotecas y Clubes de Jardinería.

Su experiencia y trayectoria han motivado el interés de algunas asociaciones para hacerla parte de ellas: Asociación Jalisciense de Bibliotecarios (1995), Delta Kappa Gamma Sociedad Internacional (1978), y Sociedad Mexicana de Bibliotecarios-Sección Jalisco (1994). En 1984 fue nominada la mujer del año por las Asociaciones Femeninas, AC. En 1987, aparece su nombre en la Enciclopedia de México.

Entre los premios y distinciones que ha recibido, tiene el Reconocimiento como Directora Fundadora de la Biblioteca Benjamín Franklin en 2001; el Premio Anual al Mérito de Promoción, Organización, Desarrollo y Difusión del Patrimonio Documental, en 1995; la Universidad de Veracruz, UNIVER, le otorgó un reconocimiento a su labor bibliotecológica en 1991; el Instituto para el Desarrollo de Bienes de Capital, le concedió en 1991 un reconocimiento a su labor bibliotecoló en 1990, la Asociación Mexicana de Bibliotecarios, realizó un homenaje en su honor, y en 1989, a escala nacional, recibió un reconocimiento por su trabajo y trayectoria.