Prensa

 

Guadalajara, Jalisco, a 03 de diciembre de 2017

Bostich+Fussible y Neon Indian, sonidos sintéticos para bailar

Una velada llena de incesante ritmo y atmósferas retro fue la que otorgaron estas agrupaciones que se distinguen por la manufactura de electrónica de primera línea

 

Las noches dedicadas a la música llegaron casi a su recta final. El Foro FIL fue testigo de cómo la electrónica posee un estrecho vínculo con el baile gracias a la participación de Neon Indian y Bostich + Fussible, una velada eminentemente llena de sonidos sintéticos que no otorgó descanso a los asistentes que se dieron cita para escuchar una selección de temas cargados de vitalidad, y un aire de nostalgia.

Pepe Mogt, con su ya característica cabellera larga cubierta por un sombrero, y en compañía de su inseparable cómplice de andanzas musicales, Ramón Amezcua, ofrecieron un dj set que estuvo compuesto por una completa selección de cortes que nos llevaron hacia las distintas etapas de esta aventura llamada Bostich+Fussible, una síntesis que tuvo como punto de origen la mezcla proveniente de los ordenadores y los sintetizadores.

Las imágenes proyectadas en las pantallas del Foro FIL nos recuerdan esa singular conjunción que ha otorgado fama y prestigio a este dúo de apasionados de la electrónica: Amezcua aparece acariciando las cuerdas de una guitarra acústica de evocaciones mexicanas, mientras que Pepe Mogt se posiciona de perfil mirando a una tuba. Pareciera que estas imágenes nos brindan la clave de la propuesta de Bostich+Fussible, un cruce entre la banda y la electrónica que ha sabido reinventarse con el paso del tiempo para escapar de los clichés y tener una continuidad y frescura.

Atmósferas de corte sugestivo, acompañadas de un ritmo que se aleja del clásico cuatro por cuatro, para aproximarse más a las composiciones de carácter minimalista, funcionan para encender la noche y permiten constatar que el público se muestra fiel a la figura de esta mancuerna proveniente de Tijuana. Desde el tecno hasta un ligero toque de ambient, Pepe Mogt y Ramón Amezcua conjugan a la perfección esa música cargada de beats que tiene como efecto principal la convocatoria hacia la pista de baile. La euforia se encuentra entre los asistentes, lentamente, el Tijuana Sound Machine cierra sus laptops para dejar los ánimos encendidos en una velada consagrada a la electrónica.

Pero la celebración no termina. Alan Palomo, alma y cerebro de Neon Indian, es el encargado de mantener arriba la noche. En compañía de un grupo de músicos que tiene en común el color blanco en sus vestimentas, una manera de simbolizar unidad en imagen, pero no una uniformidad musical, Palomo se posiciona en el escenario para dejarnos ver que lo suyo es la nostalgia enfocada hacia figuras como Michael Jackson y Prince, algo que puede constatarse en el incesante baile del cantante.

Más que estilos como el chillwave o el electropop, las canciones de Neon Indian poseen un toque de música disco, de funk y de reminiscencias dub, principalmente en algunos arreglos de la guitarra y las bases rítmicas que nos envuelven en una sesión musical cargada de añoranzas hacia la música de finales de los setenta y principios de los ochenta. La despedida ocurre con “Polish girl”, un tema que consigue el beneplácito del público, algo que confirma la importancia de la música dentro de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

 

 

 

Para más información contacte a:

Mariño González, coordinador general de Prensa y Difusión, al teléfono (52 33) 3810-0331, ext. 950.