Concepto

Responsive image

 

Imaginemos a más de 50 mil niños proponiendo soluciones a los problemas más urgentes de nuestro planeta. Este año, la FIL Niños se convertirá en un laboratorio destilador de utopías.

Como en cada edición, los libros son coprotagonistas y los principales cómplices en este pabellón de cuatro mil metros cuadrados que la Feria Internacional del Libro de Guadalajara destina al público infantil. Casi cien títulos servirán de combustible en el ejercicio de creación y creatividad. Cada uno de los quince talleres tendrá la misión de plantear soluciones a problemas actuales que trastocan la realidad de los niños.

El escenario de hoy, tan lleno de tensiones y sistemas en conflicto: desde la crisis climática hasta las tambaleantes democracias, modelos económicos caducos y el auge de totalitarismos ha creado una sensación de desasosiego. Pensar que es imposible cambiar de rumbo es claudicar a imaginar, por lo que la FIL Niños sabe que es oportuno un llamado a escuchar a la que posee el mayor talento en el ejercicio de la imaginación: la infancia. Esta puede ser una práctica que revierta el desencantamiento social; invocar a la utopía para crear todos los mundos posibles.